-CALZADO-

Observe su pie, compárelo con los que se muestran en la fotografía, que representan los diferentes tipos de forma digital que hay. Conviene tenerlos en cuenta a la hora de elegir un zapato, para que los dedos se acomoden adecuadamente dentro del mismo.

                                 

 

 

La parte anterior del pie, es la zona más vulnerable del pie; en ella incide la mayor presión del peso del cuerpo, de ahí las diferentes deformidades ( juanetes, dedos en garra, martillo, callos interdigitales, juanete de sastre, etc.) ocasionados por la elección de un calzado inadecuado.

      

             

                             

 

Cuando vayamos a elegir un zapato, debemos de distinguir si es para utilizarlo a diario, para ir a trabajar, en un acto social de una horas o para hacer deporte.

En la elección del zapato adecuado para la actividad a realizar, conviene  tener en cuenta, que sea ligeramente más ancho que el pie desnudo.

 

                                          -NIÑOS-

 

Una mala elección  del calzado en estas edades tan tempranas, puede conllevar a un desarrollo negativo en la evolución de la deambulación del pie del niño.

En los niños, conviene que el zapato sea de cordón, velcro ó de hebilla, con mucho espacio anterior, pala alta, suela de cuero y contrafuerte duro, para sujetar el calcáneo.

Si el niño presenta alguna patología, no congénita, antes de los cuatro años, será suficiente con cambiar los zapatos de pie, es decir, el zapato izquierdo en el pie derecho y viceversa; o la utilización de un zapato de horma recta, etc. Con esto quiero decir, que no conviene utilizar ningún elemento ortopédico antes de los cuatro años, porque puede traumatizar la evolución del pie.

                                

        

 

     -RECOMENDACIONES GENERALES EN CUANTO AL CALZADO-

 

Los zuecos que tengan suela de madera, que estén abiertos de atrás hay que descartarlos, porque predisponen a un ensanchamiento del antepié (antepié recalentado), metatarsalgias, fascitis plantar; este tipo de calzado nos va a forzar la musculatura flexora.

En cuanto a las zapatillas de deporte, solamente se utilizaran para hacer deporte durante unas horas. No conviene utilizarlas a diario porque  originan hundimiento del antepié, hiperhidrosis, perdida de alguna de las uñas de los dedos, etc.

El calzado para estar por casa, es aconsejable que sea amplio, muy cómodo; conviene que sea cerrado de la parte de atrás, suela blanda y flexible, con un buen almohadillado en su interior.

 

                         

                       -COMPOSICIÓN DE UN ZAPATO-

 

                                             -PALA-

 

Debemos de elegir una zapato de pala alta, redonda o cuadrada, de tal manera que deje el suficiente espacio entre los dedos, para evitar la formación de dedos en garra, en mazo, supraductus, martillo, etc.

La pala es la distancia que hay entre la punta del zapato y el principio del cordón.

Cuanto más largo sea el empeine o pala, más dificultosa será la entrada del pie en el zapato.

 

                

 

                                 

                                          -TACÓN-

 

Un tacón por encima de 5 cm. es patológico, porque todo el peso del cuerpo incide sobre la parte anterior del pie, generando deformidades en dicha zona ( metatarsalgias, dedo en garra, martillo etc.)

Un tacón  excesivamente alto nos predispone hacia un equinismo del antepié, cavismo, limitando la articulación del tobillo, con acortamiento del tendón de Aquiles ( fascitis plantar, bursitis retroaquílea de Haglund, exostosis, etc. )al inclinarse hacia delante el contrafuerte posterior; Con este tipo de tacón. se dan pasos más cortos, debido a la flexión de la rodilla, lo que conlleva hacia una fatiga muscular adquirida, por cabezonería.

Además de todas estas alteraciones, hay una variación de la carga sobre las cabezas metatarsales, que no van a descender al mismo tiempo, en su contacto con la suela del zapato, por exceso de presión.

 

                

 

En el calzado que no se diferencia la suela del tacón, predispone a la fascitis plantar. Es conveniente que exista una diferenciación entre la suela y el tacón, porque no va a forzar la aponeurosis plantar.   

 

 

                                 -CONTRAFUERTE-

 

El contrafuerte, debemos de tenerlo más en cuenta cuando elijamos el calzado para un niño. En esta edad tan temprana, el contrafuerte mantendrá sin excesiva dureza el calcáneo, porque en estas edades se da con mucha frecuencia hiperlaxitud ligamentosa. La finalidad del contrafuerte duro en estas edades, es para neutralizar el calcáneo.

Conviene prestar atención al desarollo del pie infantil, debido a la evolución tan rápida en la morfología del pie, por lo que debemos prever un amplio vacío por delante para que los dedos tengan su movilidad fisiológica normal y, cambiarlo cuando sea demasiado corto.

Durante este periodo, no aconsejo utilizar botas; la bota, bajo mi punto de vista, solamente sirve para los días de lluvia ó frío intenso. Es un error insinuar que la bota sujeta el tobillo en esta etapa.

Recomiendo la utilización de una zapatilla con suela muy blanda, para que los niños caminen por el campo, entre las piedras, de esta forma van a fortalecer la musculatura flexora y extensora. Que nunca caminen descalzos por superficies duras ( suelo de casa ),porque se aplana y se ensancha la musculatura del antepié.

 

 

          

 

Cuando se elige un zapato sin contrafuerte, se fuerza la musculatura flexora, originando hiperpresión en el pulpejo de los dedos, ensanchando el antepié, contracturando la aponeurosis plantar ( fascitis plantar ) y dosiflexionando el extensor del dedo gordo.

 

 

          

 

 

                                           -SUELA-

 

La suela debe de ser de cuero, ni demasiado flexible, ni excesivamente dura, que nos almohadille suficientemente la parte anterior del pie.

¡Cuidado! Con los zapatos en los que no se diferencia el tacón de la suela ( en cuña ),ó que tienen una prolongación rígida hacia la mitad de la suela. Con este tipo de suela lo que conseguimos es acentuar la supinación del antepié (tenemos una supinación fisiológica entre 5º y 10º;al no flexionar la planta del pie, nos puede ocasionar fascitis plantar y, en ocasiones nos va a favorecer el aplastamiento de la bóveda anterior.

 

        

 

 
-INFORMACIÓN-

 

                                  917309646

 

  Centro reconocido y autorizado por la consejería de salud:

                             Comunidad  de  Madrid

 

 


      Callos

      Plantillas

      Papilomas

      Siliconas

      Uñas incarnadas

      Diabéticos

      Calzado

   

   

 

 

Clinicaadame.com - Copyright 2006